Impulsa tu negocio con una ubicación adecuada de tu cartelería digital

La ubicación de la cartelería digital en tu tienda o negocio es un detalle importante que en ocasiones pasamos por alto y, sin embargo, suele ser determinante a la hora de que nuestra audiencia perciba correctamente los mensajes.

Es una auténtica pena invertir dinero y tiempo en obtener contenidos de calidad con mensajes potentes y atractivos para después fallar con la ubicación de los paneles digitales, y colocarlos en un sitio donde pasan desapercibidos, o donde no se les saca el máximo partido.

Cuando se trata de cartelería digital, tan importante y decisiva es la ubicación como trabajar el diseño y el storytelling del contenido visual. Como con todo en la vida, hay que estar siempre en el lugar adecuado y en el momento oportuno. Esto es doblemente cierto si queremos hacer que nuestro contenido digital sea relevante y ayude a cumplir nuestros objetivos de marketing. Es necesario, por tanto, hacer un análisis previo para poder vincular los objetivos propuestos con la ubicación específica de la cartelería digital.

En términos generales, tienes que asegurarte de instalar los paneles en una zona destacada dentro de la tienda, que se integren de manera armoniosa pero que logren captar la atención, y, sobre todo, que cumplan la función pensada para los contenidos que muestran: ventas, branding y comunicación. ¿Cómo plantear esto correctamente? En este artículo te damos algunas de las claves.

El contenido determina la ubicación

 A través de la cartelería digital mostramos un contenido que contribuye a cumplir con nuestros objetivos de marketing, que captan la atención de nuestra clientela y favorecen las ventas. El propio contenido nos va a marcar en gran medida el lugar donde tendremos que colocar la pantalla para mostrarlo:

  • Según el tipo de contenido que queramos mostrar (ofertas, promociones, contenido complementario, etc.) nos podrá interesar un punto u otro dentro de nuestra tienda o negocio. Es importante pensar en zonas que posean un alto tráfico y/o puntos estratégicos: zonas de paso, entradas y salidas, zonas de espera, zonas comunes… Y pensar qué hace nuestra audiencia en cada una de esas zonas para mostrarle el contenido más adecuado.
  • Por otro lado, hay que pensar cómo queremos que nuestra audiencia interactúe con el contenido y así elegir el lugar más operativo y cómodo.
  • Puedes llamar la atención sobre un producto determinado a través de la colocación de las pantallas digitales junto al producto en cuestión, o colocarlas en una zona específica de promociones. La cuestión es pensar dónde van a cumplir mejor sus objetivos.

Altura y orientación

Hay que poner fácil la visualización de la pantalla, que sea algo cómodo que ocurra sin casi ningún esfuerzo consciente para el usuario, que simplemente acompañe y potencie su experiencia de compra. En este sentido, la altura juega un papel fundamental. Si solamente queremos que nuestros contenidos se vean bien y destaquen, podemos colocarlos de forma elevada para que desde cualquier ángulo se pueda percibir correctamente. Normalmente, se deben colocar a la altura de los ojos para que la atención no se pierda. La altura óptima va a depender también de la distancia de visualización. Como regla general, cada 1,5 metros de distancia entre la pantalla y el usuario, la pantalla debe estar a 50 cm sobre el nivel de los ojos, que se encuentra normalmente entre 155 cm y 175 cm del suelo. Pero esto va a depender, como decíamos, del área de visualización que se quiera cubrir, ya que los espectadores podrán estar más o menos cerca de la pantalla.

Si, además, queremos que nuestra audiencia interactúe con el contenido, tendremos que sacrificar algo de visibilidad colocándolo a una altura adecuada, pero habrá que colocarlo en un lugar estratégico dentro del recorrido que los clientes realizan en la tienda, para que los usuarios interactúen con ella.

 El ángulo y la orientación de las pantallas también puede ayudar a mejorar su visualización desde el área que nos interese.

Obstáculos y entorno

El entorno puede jugar a nuestro favor o en nuestra contra. Hay que tener en cuenta los obstáculos visuales que puedan entorpecer o reducir la visibilidad de las pantallas para evitarlos, e incluso aprovecharlos a nuestro favor para potenciar el efecto de la cartelería digital. Hay que procurar que alrededor de las pantallas no haya demasiados elementos que puedan abrumar a los usuarios, sobrecargar de información o diluir el impacto de tus mensajes. Por otra parte, aquellos elementos arquitectónicos que a priori pueden suponer una molestia, se pueden utilizar de manera creativa para presentar las pantallas de una manera original y que las haga destacar.

También hay que valorar la iluminación del área donde se vaya a colocar la cartelería digital. Hoy en día las pantallas son muy brillantes y se ven bien incluso en zonas muy iluminadas, pero hay que evitar fuentes de luz directas, tanto naturales como artificiales, que puedan dificultar y empañar la correcta visualización de los contenidos.

En resumen, la clave para poder incrementar la efectividad de tus contenidos digitales en tienda, es pensar el lugar más idóneo donde colocar las pantallas en función de la experiencia del consumidor en la misma tienda, para potenciarla y mejorarla. De este modo, haremos que los contenidos cumplan su función y el usuario pueda disfrutar de una experiencia de compra mucho más completa.

Deja un comentario